viernes, 14 de julio de 2017

Nowhere Boy

Todos conocemos o por lo menos hemos escuchado alguna canción de John Lennon, el músico que se convirtió en leyenda junto a The Beatles y después con su carrera solista con Yoko Ono, pero en esta cinta descubriremos al joven antes de convertirse en estrella. Este drama aborda su vida de adolescente de 1955 a 1960, cuando junto a su recién armada banda con Paul y George, se va a tocar a Alemania.




domingo, 11 de junio de 2017

Archivos: "Yesterday"

Hoy rendimos tributo a la canción con más versiones en la historia, compuesta por el cantautor y ex integrante de The Beatles, Paul McCartney. Este 14 de junio cumplirá 51 años.









































domingo, 4 de junio de 2017


El medio siglo del Sgt. Pepper’s desde el lente del fotógrafo

Michael Cooper fue el retratista de los ’60 y de la tapa del álbum de The Beatles. En Buenos Aires, su hijo Adam le rinde homenaje a medio siglo de ese trabajo.


Se cumplieron 50 años del lanzamiento del disco de The Beatles “Sgt. Pepper´s Lonely Heart Club Band”, uno de los trabajos musicales más influyentes de todos los tiempos. La tapa del álbum también fue revolucionaria e incluyó el trabajo del fotógrafo Michael Cooper. De visita en buenos Aires; Adam, hijo de Michael, explica a NOTICIAS: “Sargent Pepper´s fue en realidad un alter ego, los Beatles crearon una banda dentro de la banda. Hicieron esto porque ya no podían hacer conciertos en vivo. Nunca una banda pasó tanto tiempo en un estudio grabando un disco. Este álbum cambió la cabeza del resto de las bandas”.

Días pasados, Adam Cooper presentó en la Embajada Británica, un material registrado en el backstage de la sesión de fotos del álbum y reveló varios secretos. Por ejemplo, en la tapa una muñeca llevaba un sweater con la inscripción: “Welcome the Rolling Stones”. Esta prenda era de Adam Cooper y fue puesta en escena como un homenaje a la banda británica que esta retribuyó en su disco “Their Satanic Majesties Request”. Ese mismo día el sweater desapareció. “Lo robaron esa noche. ¿Do you have it?”, bromea Adam.

Cooper fue el más célebre fotógrafo del rock de la década del ’60. John Lennon dijo alguna vez que “de todos los fotógrafos que existen, Michael ha sido por lejos el que mejor documentó esa magnífica década, y quien entendió realmente qué significaron aquellos años sesenta y sus juveniles sueños de futuro”.

Al finalizar la década y tras la muerte de su amada Ginger, vino la desilusión. Con la guerra de Vietnam, los sueños de paz y amor se derrumbaron. Cooper decidió terminar con su vida en 1973.

Pero le dejó una conmovedora carta a su hijo –publicada en su libro “Early Stones”– en la que le pidió comprensión. “En la vida hay muchos caminos que podés tomar y lo que me dejó Michael es esto: tenés que elegir el que te haga más feliz. Era una persona tan sensible que llegó un momento en que se sintió muy desilusionado con todo ese primer gran sueño que no sucedió, por eso tomó esa decisión”, explica Adam.

El chico creció en el mundo del rock, entre cámaras y rollos que capturaron la juventud revolucionaria de los ’60. “En realidad nunca me di cuenta. A veces me preguntan: ¿Y vos que sentías al veranear con los Stones o los Beatles? Y para mí eran los amigos de mi padre. En ese momento yo lo vivía naturalmente. Hay mucha gente que se prende de la fama, yo nunca lo hice. Tengo mi propio camino en el cine y sigo teniendo una relación maravillosa con los Stones”.

Silvia Ripoll, esposa de Adam y montajista de la película “Esperando la Carroza”, cuenta: “Lo ves con Keith Richards y para él es su padre. Tiene parte de la historia que él no tiene de Michael”.

Según su hijo, Michael Cooper no tenía la intención de convertirse en un gran fotógrafo. Pero sintió la obligación de documentar todo lo que estaba ocurriendo en Londres en ese momento. Como tenía una personalidad muy amistosa, poseía la virud de conectar la gente entre sí. Tanto los Beatles como los Stones y muchos de los artistas de esa época eran los jóvenes de la posguerra. Cuando Londres se reconstruyó de las cenizas, ellos tuvieron la oportunidad de expresarse por primera vez, porque de alguna manera venían del derrumbe. “Por eso, cuando uno piensa en los ’60 piensa en colores y flores, todo lo que venía después de lo oscuro que había ocurrido. Era una manera de decirle ‘chau’ a todo eso. Michael nunca acordaba nada, simplemente estaba en el momento justo donde sucedía algo“ comentó su hijo, Adam Cooper.

Cuando cumplió 18 años, su abuela le dejó a Adam Cooper una caja con 70 mil negativos de su padre y él tomó la responsabilidad de seguir divulgando su trabajo. “Creo que el principal valor que me dejó mi padre es el de la amistad, porque él trabajaba con sus amigos”, concluyó.